Publicidad
Publicidad

¿Qué es la meningitis y cómo se previene el contagio? Es una inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Las meningitis pueden ser virales o bacterianas, son cuadros muy graves que requieren un tratamiento oportuno y precoz.

C2f51c2183d307ea97771bf572430417
Articulos relacionados

Es una inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Las meningitis pueden ser virales o bacterianas.

Cuando la meningitis afecta a bebés desde el nacimiento hasta los 2 ó 3 meses se denomina meningitis neonatal. Ya sea viral o bacteriana, puede ser muy grave, y cualquier retraso en iniciar el tratamiento podría llegar a causar secuelas como sordera, retraso mental y hasta la muerte.

En bebés mayores y niños, cuando la meningitis se contrae a través de un virus, resulta por lo general más leve y desaparece por sí sola en unos diez días. Sin embargo, la meningitis bacteriana ataca rápidamente y es muy grave.

La mayoría de los virus que causan meningitis en los niños pertenecen al grupo conocido como enterovirus. Por ejemplo, el virus Coxsackie, responsable de la enfermedad mano-pie-boca es un enterovirus que puede causar meningitis. Existen otros que también pueden causarla, como el herpes simple (responsable de los herpes labiales). Entre las bacterias causantes de la meningitis se encuentran el estreptococo del grupo B y la Haemophilus influenzae tipo B.

Mi bebé tiene fiebre ¿puede ser meningitis?

La meningitis no es tan frecuente, pero si tiene dudas y crees que tu pequeño puede estar afectado, consulta a tu médico de inmediato. 

Los síntomas de la meningitis no son siempre los mismos para todos y no se presentan en ningún orden en particular. Pero existen signos característicos: fiebre, rigidez en el cuello, dolor de cabeza y sensibilidad a la luz.

Algunos de estos síntomas pueden ser difíciles de apreciar en un bebé. Tal vez sólo notes que el niño está irritable o soñoliento, o que se niega a comer. Puede que vomite o tenga diarrea, tenga las manos y los pies fríos, un sarpullido en el cuerpo, o manchas en la piel que se van poniendo más pálidas o azules. Quizás notes que la fontanela, el espacio blando de su cabeza donde aún no se han fusionado los huesos del cráneo, se está abultando o endureciendo. Quizás tenga problemas al respirar o presente convulsiones.

Si tu hijo ya es un poco más mayor pídele que se toque el pecho con el mentón. Si no puede hacerlo o si le duele mucho al intentarlo, podría ser una señal de que tiene meningitis. Si ves cualquier indicio de que tu pequeño tiene meningitis, debes llamar al médico de inmediato. Es crucial iniciar el tratamiento cuanto antes.

Si el médico sospecha que puede ser meningitis, hará una punción lumbar, también conocida como punción raquídea.

Para realizar la punción lumbar tu pequeño tendrá que acostarse en posición fetal, de costado y con las rodillas flexionadas y elevadas, y tendrán que mantenerlo quieto para inyectarle una aguja en la espalda.  El médico puede aplicar un anestésico local para reducir el dolor de la punción. Luego insertará una aguja en el espacio entre las vértebras para extraer una pequeña cantidad de líquido cefaloraquídeo para  analizarlo. También tomará muestras de sangre y de orina.

Un par de horas después el médico tendrá los valores del estudio físico químico del líquido y podrá verificar si son compatibles o no con una meningitis.  Los análisis posteriores y cultivos, permitirán identificar el agente causante (virus o bacteria)

¿Cuál es el mejor tratamiento?

Si es meningitis viral, es probable que el sistema inmunitario del niño sea suficientemente fuerte como para combatirla por sí solo.  Aunque a veces el médico puede recetar un medicamento, especialmente se trata de un recién nacido, además se indicará  descanso, mucho líquido y  antitérmicos.  En algunos casos, el niño debe permanecer en el hospital unos días para llevar un control exhaustivo .

La meningitis bacteriana es distinta, el médico indicará antibióticos por vía endovenosa por lo cual el niño debe permanecer internado

La enfermedad se logra curar en aproximadamente el 85% de los casos, siempre que se diagnostique aproximadamente en las primeras 24 horas a partir de la aparición de los síntomas. Por eso es tan importante llamar al médico de inmediato si tienes sospechas.

Prevenir el contagio

Los organismos que causan meningitis bacteriana viven en la boca y la garganta de muchos niños y adultos sanos, sin ocasionar problemas, no se conoce el motivo por el cual algunas personas se enferman y otras no.

Si alguien en tu familia está cursando una meningitis bacteriana, debes asegurar que nadie más utilice sus utensilios y vasos y que se extremen las medidas higiénicas. Si el bebé tiene meningitis bacteriana, el médico puede sugerir que la familia tome antibióticos como medida preventiva.

No siempre puede prevenirse, pero la mejor medida es vacunar a tu bebé contra la Haemophilus influenzae tipo B o Hib (la vacuna se aplica generalmente a los 2, 4 y 6 meses, con una dosis final entre los 12 y 18 meses).

También existe una vacuna que se aplica rutinariamente para prevenir una de las formas más comunes y mortales de meningitis, causada por la Neisseria meningitides o meningococo.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Más información sobre:

Publicidad
Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad